La exhibicionista

Ana Lamela Rey, me hizo un regalo. Un regalo traducido en poemas íntimos que pude descifrar desde el trazo del pincel y la tinta china. Seis poemas elegí, o tal vez ellos me eligieron a mí, aún no lo sé, pero tampoco me preocupa solo son y serán los que decidieron convertirse en imagen.  …